Concejales se pelean por cargos, mientras la sociedad no llega a fin de mes

El absurdo invade al cuerpo deliberativo de la Capital. Luego de meses sin debatir, volvieron a sesionar para cambiar autoridades, como si esa sería la agenda pública


La sociedad capitalina no llega a fin de mes. Todo sube menos los salarios. La política lejos de esa realidad. El ejemplo es el Concejo Deliberante capitalino. Las ambiciones personales se ponen en la agenda pública, mientras la indiferencia de la comunidad cada vez es mayor.

¿Qué puede cambiar para los capitalinos un secretario más o menos? ¿Un prosecretario? Dentro de un cuerpo deliberativo que lo único que hace es aumentar cada día más el gasto público.

Una pelea absurda se da desde hace tiempo entre unos y otros, y la complicidad de los paladines de la democracia. No hay un proyecto que capte la mirada de los contribuyentes agobiados por la situación financiera del país.

Los bederistas, los quintelistas, los lunistas, los paredistas, los radicales, los macristas y otros solo buscan su bienestar personal que preocupa, ya que los sondeos exhiben el desinterés del pueblo sobre la actividad institucional y política.

Se llegó a tal punto que es un juego interno con una mínima participación de gente que trabaja para los “istas”.

El Concejo Deliberante está en la otra vereda de su verdadera función que es la sanción de ordenanzas, de agente controlor de una gestión y no de una generadora de fuentes de empleo para los suyos.

Escribir comentarios... ✍️