Berensztein: “Estamos sufriendo económicamente un paro cardíaco”

El politólogo señaló que “es un poquito ingenuo” por parte del Gobierno suponer que una “declaración de buenos modales” de la titular del FMI, Christine Lagarde, “es indicador de lo que puede ocurrir en la negociación” con el organismo.

El analista político Sergio Berensztein consideró hoy que “estamos sufriendo económicamente un paro cardíaco”. Con respecto a la decisión que tomó el Gobierno de recurrir al FMI, sostuvo que “es un poquito ingenuo suponer que una declaración de buenos modales de su titular Christine Lagarde, hace más de un mes cuando estuvo en la Argentina, va a hacer indicadora de lo que puede ocurrir en esta negociación”. 

Esta mañana en diálogo con radio Milenium, Berensztein fue contundente al indicar que la Argentina está “sufriendo económicamente un paro cardíaco financiero. Y no sabemos como va a quedar el cuerpo económico después de este paro cardíaco financiero”.

 

El analista político planteó además, con respecto a las declaraciones de los funcionarios por estos días que “hay un plan comunicacional en donde el Gobierno quiere mantener el discurso de gradualismo, asistencia a los que menos tienen y el otro plano es el de realidad, la negociación es dura, es un préstamo stand by”.

En esa línea, consideró que “es un poquito ingenuo suponer que una declaración de buenos modales de (la titular del FMI, Christine) Lagarde hace más de un mes cuando estuvo en la Argentina va a hacer indicadora de lo que puede ocurrir en esta negociación” que el equipo económico está intentando llevar ahora”.

Sin embargo, Berensztein destacó “que existe un margen de maniobra.Hay en la experiencia histórica de países que han logrado ventajas relativas a pesar de cumplir con por lo menos alguno de los condicionamientos que ponían los técnicos del Fondo”. Y mencionó como ejemplo cuando “en 2002 nuestro país consiguió de todas formas el apoyo, que fue fundamental para salir de la crisis simplemente por un alineamiento de términos de inteligencia y seguridad con los Estados Unidos”

 

Ahora el Gobierno ahora busca capitalizar la inversión que ha hecho en términos diplomáticos durante los dos primeros años de la gestión de (el presidente, Mauricio) Macri como para que cuando llegue el acuerdo al directorio, o incluso antes haya buena predisposición con la Argentina”, detalló.

Por otro lado resaltó que “si la Argentina busca un apoyo especial por parte del organismo y de los países amigos, sería fundamental contar con un consenso muchísimo más alto y mas sustentable para que indudablemente cuando el acuerdo llegue al país sea respetado, sobre todo porque un stand by en general implica un compromiso de por lo menos 3 años, esto quiere decir más allá del mandato de Macri”.

“Seria indispensable la presencia de la oposición para dar sustentabilidad a lo que decida el país”, insistió.

Berensztein sostuvo que “el Gobierno tiene el gran desafío de convencer a su electorado de que el mundo ha cambiado y que en 15 días pasamos de tener una economía creciendo, a estar en una crisis terminal”. 

Al finalizar, el politólogo calificó de “ingenuo” al Gobierno por pensar que “el sector externo iba a ser generoso con Argentina, que una recuperación de 10 años, como lleva la economía norteamericana no iba a implicar un incremento de una tasa de interés, entre otras cosas”.

“Fue una buena lección para los que siempre miraron una transición de esta Argentina como algo fácil y manejable. Había negación de la realidad y superficialidad en los diagnósticos que derivaron en una visión bastante poco realista de la profundidad de la crisis”, concluyó.

Escribir comentarios... ✍️