“Negro”, el perrito que creó su propio “dinero” para comprarse su comida

¿Alguna vez te preguntaste cómo fue que aprendiste qué era el dinero y cómo utilizarlo? De muy pequeños incorporamos que vivimos en una sociedad donde el tiempo de trabajo se intercambia por objetos que tienen un valor especial (y que llamamos “dinero”) que, a su vez, vuelven a intercambiarse por otras cosas: alimentos, ropa, salidas, etc, etc.

Este mecanismo lo tenemos internalizado, no lo pensamos cada vez que vamos al mercado; pero alguna vez fue ajeno para nosotros. ¿Cómo lo entendimos? Seguramente, como muchas otras normas, mediante la observación, la repetición y la imitación. Fuimos con algún adulto al mercado, a hacer trámites, jugamos con nuestras monedas antiguas, etc, etc.

Pues lo mismo puede pasar también con los animales, ¿no lo crees? El comportamiento se adquiere por imitación. Y así lo hizo este simpático perrito colombiano llamado “Negro”.

Él veía siempre a distintas personas acercarse al local del Instituto de Educación Técnica Diversificada a comprar comida, y a veces, incluso, recibía alguna galleta como un mimo.

Pero “Negro” decidió no esperar más. Así que aprendió el mecanismo, y así fue como cada vez que comenzó a sentir hambre, directamente se procuraba sus “billetes”.

“Un día, espontáneamente, apareció con una hoja en la boca, meneando la cola y haciendo saber que quería una galleta”, señaló una mujer.

Las hojas de los árboles se convirtieron en el dinero de su mundo simbólico, por el cual intercambiar sus galletas. ¡Y funcionó! Porque nadie pudo resistirse a su ternura.

“Siempre paga con una hoja. Es su compra diaria”, dicen quienes trabajan en el lugar, adonde pertenece “Negro”.

¿Le darías tú una galleta a cambio de su hoja? ¡No podrás resistirte a la inteligencia y ternura de este animal! 

Escribir comentarios... ✍️