NBA | El lado oculto de las finales: el secreto de LeBron James y una incógnita sobre su futuro

Después de perder otro anillo, el crack de Cleveland Cavaliers analiza si se queda o se va del equipo que lo vio nacer.

Las finales de la NBA dejaron muy heridos a los Cleveland Cavaliers. No sólo fueron barridos por los Golden State Warriors, sino que su máxima figura Lebron James, puso en duda su futuro. Además, reveló algo que hasta el momento nadie sabía: jugó los últimos tres últimos encuentros de la serie con la mano derecha “prácticamente rota”.

James explicó que se produjo la lesión en el vestuario, al término del primer partido que perdieron en el Oracle Arena en tiempo de prórroga por 114-124 y que de alguna manera marcó el resto de lo que fue la serie, de dominio de los Warriors. En conferencia de prensa, el mejor jugador del mundo no develó si había golpeado la pizarra del vestuario donde el entrenador explica la estrategia a desarrollar por el equipo. “Simplemente, al final me tocó jugar los tres últimos partidos con la mano derecha casi rota”, admitió.

En conferencia de prensa se lo vio con una protección de su mano derecha.
En conferencia de prensa se lo vio con una protección de su mano derecha.

Las finales perdidas lo dejaron otra vez sin anillo. Y también lo volvieron a relegar a la sombra de Jordan. Ahora su futuro es una incógnita. ¿Qué hará LeBron James? “Ahora mismo no tengo idea alguna”, dijo.

Es muy posible que James se haya despedido el viernes con la certeza de que había lucido el uniforme de los Cavaliers por última vez. Pero es complicado visualizar un escenario en el que James tenga claro su próximo destino.

Houston y los Lakers de Los Ángeles son mencionados como posibles opciones – pero dado que están en la Conferencia del Oeste eso significa que deba tener que lidiar con los Warriors antes en los playoffs. Podría irse a Filadelfia para sumarse a un equipo en ebullición, si bien sumido con interrogantes tras la renuncia de Bryan Colangelo por el escándalo desatado por el uso de unas cuentas de Twitter. Podría volver a Miami, ciudad con la que sigue encantado.

Su decisión será determinada por los deseos de su familia y el potencial de ganar títulos. “Mi familia es un elemento enorme en lo que acabe decidiendo”, dijo James.

Incluso si los Lakers logran fichar a James y a otro jugador de jerarquía como un Paul George en los próximos meses, costaría considerarlos un contrincante capaz de bajar a los Rockets y Warriors de su pedestal en el Oeste. Filadelfia parece estar cerca de ser un candidato serio en el Este, pero aún le falta para ser campeón. Houston sería lo ideal, pero es un enigma cómo funcionaría un tridente James-Chris Paul-James Harden.

Lo que sí está claro es que Cleveland no podrá ganar otro campeonato con un plantel como el que tuvo en esta serie final. Y James busca más anillos. Para eso invierte 1 millón de dólares al año en su acondicionamiento físico. Por eso, en su 15ta temporada en la liga, lució más dominante que nunca.

Por ahora no da muestras de declive, pero tiene 33 años. El tiempo siempre acaba imponiéndose. El esplendor de James llegará a su fin en algún momento.

Escribir comentarios... ✍️