“Sirena”: la cara opuesta de la de Disney

Doble personaje. La actriz Eline Powell se disocia en dos criaturas de ficción: una mete miedo adentro del agua, la otra resiste afuera, como puede.

Se podrían llenar bibliotecas enteras con libros sobre sirenas. La lista es larga. Podría incluir el cuento de Hans Christian Andersen, una cándida historia de amor -príncipe incluido- que luego Disney convirtió en una película exitosa a finales de la década del ‘80. Otro ejemplo es el Canto XII de La Odisea. La figura mitológica despertó desde la más tierna dulzura hasta las historias más cruentas. “Aquel que, impulsado por su imprudencia, escuche a las Sirenas, no verá nunca más en su casa a su esposa, ni a sus hijos sentados a su lado; no disfrutarán del regreso. Las Sirenas, recostadas en un prado, le seducirán con sus voces armoniosas; alrededor de ellas hay montones de huesos y carnes secas de los hombres a los que ellas hicieron perecer”, dice el poema épico griego.

Sirena, que Sony estrenó hace unos dias a la medianoche, retoma la tradición de historias de esas criaturas marinas. Protagonizada por Eline Powell (la Bianca de Game of Thrones), la serie -tiene diez episodios de 50 minutos- cuenta la historia de un pueblo llamado Bristol Cove, adonde llega una joven misteriosa después del hallazgo no menos misterioso de un barco de pesca. El lugar, a su vez, está atravesado por las leyendas de sirenas, que habitualmente forman parte de los cuentos que los mayores les repiten a sus hijos.

El reparto se completa con Alex Roe y Fola Evans-Akingbola, en el papel de una pareja de biólogos marinos.

“Tal vez hay cosas que no hemos visto. El 95% de los océanos no fueron explorados”, dice uno de los biólogos durante el inicio del primer episodio. Cuando la criatura comienza a actuar adentro y afuera del agua, el espectador notará que esta sirena no tiene nada que ver con la dulce criatura de Disney. En un solo movimiento, es capaz de arrancarle la cabeza a un tiburón blanco o exterminar a un “humano” que intenta acosarla. Como en la película La forma del agua, este ser anfibio también comienza a ganarse amigos en el lado seco del mundo.

En Sirena, la actriz Eline Powell se enfrenta a su primer protagónico en televisión -había hecho Anita B en cine- y tiene el gran desafío de un “doble personaje”. Afuera del agua, es un ser extraño, de mirada torva y ajeno a un mundo cuya gramática no entiende; actúa asimilando esa extrañeza que le provocan los seres humanos. Cuando lleva demasiado tiempo fuera del hábitat que conoce, comienza a jadear y a jugar con las inflexiones de la voz. Compone a un personaje magnético en un mundo de fantasía, pero con un entorno realista. El resto de los personajes quizá son más frágiles, sin profundidad y con una personalidad plana y sencilla como la trama.

“El legado de este pueblo es el genocidio de estas criaturas”, dice un personaje en el primer episodio, que deja abierta la puerta de la intriga. Con un tono dark, Sirena mezcla esos misterios de pueblo chico con acciones frenéticas e incluso algunos guiños aTiburón. Ya se confirmó una segunda temporada para 2019. Adentro y afuera del agua, la chica misteriosa todavía tiene muchas historias para contar.

Escribir comentarios... ✍️