Tailandia: la meditación budista es el secreto del entrenador para sostener al grupo de chicos

Antes de ser profesor de fútbol, Ekapol Chanthawong fue monje budista. Respiración serena, control de la ansiedad, las claves para la serenidad dentro de la cueva.

Sentado bajo un árbol de Tailandia, un ermitaño medita para conectarse espiritualmentecon el monte que mantiene en su interior a los chicos y su profesor. Con susurros prácticamente inaudibles, el místico pide a las fuerzas de la naturaleza “una tregua” para poder rescatar al resto del grupo, que aún se encuentra en las profundidades de la cueva.

Desde que se iniciaran las operaciones de rescate, un grupo de religiosos budistas de Tailandia y de la vecina Birmania visitaron la región para dar apoyo moral a los equipos de salvamento y bendecir la misión.

Meditación fuera y dentro de la cueva

Pero la meditación no sólo se utiliza en las afueras de la caverna sino también en su interior. Es que además de las condiciones físicas de los chicos y su entrenador, el estado psicológico es fundamental para la evacuación: sumergirse en un agua barrosa no es algo fácil. Además, la mayoría de los chicos no sabe nadar.

Sin embargo, nadie entró en pánico. En las imágenes que se difundieron en los últimos días, no se ven escenas de tensión, sino por el contrario, de confianza en los equipos de rescate. El gran secreto de esta paciente espera y de una administración extrema del agua y del oxígeno fue la meditación. “Se encuentran mentalmente estables, lo que está bien. El entrenador Ekapol Chanthawong supo mantener tranquilo y unido al grupo gracias a la meditación”, lo que ha tenido un efecto tranquilizador, analizó ante medios locales el buzo belga Ben Reymenants, quien participó en las operaciones de salvamento.

La práctica de la meditación es muy común en este país budista, por lo que pudo ayudar a que no estallara el pánico o el miedo entre los chicos durante las largas jornadas de tensión. Ekapol fue monje budista durante diez años antes de dedicarse al entrenamiento de jóvenes jugadores de fútbol.

Según los oficiales del rescate, Ekapol es uno de los más débiles del grupo, en parte porque en los primeros días les dio a los jóvenes la ración de comida y de agua que llevaba con él. Además de meditación, les enseñó también a los chicos a conservar la mayor cantidad de energía hasta que los encontrasen.

La sorpresa no fue sólo para la opinión pública también también para los rescatistas, quienes al llegar a la profundidad de la cueva y tomar primer contacto con el grupo de chicos, ninguno estaba llorando o con actitud de desesperación, sino por el contrario, estaban sentados y serenos, producto de la meditación impartida por Ekapol, consignaron medios locales.

Los “superpoderes” que da la meditación en situaciones de estrés

La meditación tiene múltiples beneficios para el organismo. Promueve una respiración profunda y serena, relajación muscular, control de la ansiedad, entre otros. Es la base inclusive para el mindfulness, del que ya se hablado en Conbienestar. Un estudio recientemente publicado en Pubmed, la biblioteca pública de journals de Estados Unidos, pone de manifiesto que la práctica diaria de las técnicas de meditación puede reducir la ansiedad en un 44% y la depresión hasta en un 34%. Los resultados de este estudio revelaron que todos los participantes redujeron su percepción del dolor y aumentaron su sensación de bienestar tras practicar meditación 20 minutos al día durante 8 semanas.

El caso. Con edades de entre 11 y 16 años, los muchachos desaparecieron junto con su entrenador de 25 años después de una práctica de fútbol el 23 de junio, cuando fueron a explorar el complejo de cuevas Tham Luangen un parque forestal cerca de la frontera norte con Birmania.

Escribir comentarios... ✍️