“Fue mi héroe, mi valiente”: lo mataron de una puñalada por evitar que le robaran el celular a su mejor amiga

Valentín, de 15 años, pasó el domingo con la familia por el Día de la Madre y a la noche, había invitado a la amiga a tomar un helado y fue asesinado cuando regresaba a su casa. Le dieron tres puñaladas, una de ellas en el corazón.

Un adolescente de 15 años fue asesinado cuando intentó evitar que le robaran el celular a su amiga y se convirtió en la víctima número 32 en crímenes por situación de robo que se produjeron este año en Tucumán, informaron hoy voceros policiales.
El menor, Valentín Villegas, murió al ser apuñalado por un sujeto que lo atacó cuando el joven intentó evitar que le robaran el celular a una amiga con la que caminaba por calle San Martín, en Yerba Buena, ciudad situada en el límite oeste de la capital tucumana.

El ataque se produjo anoche y, según el relato de Luciano Villegas, tío de la víctima, Valentín, que pasó el domingo con la familia celebrando el Día de la Madre, invitó anoche a una amiga a tomar un helado y fue asesinado cuando regresaba, a sólo dos cuadras de su casa.
“Un hombre se bajó de una moto y acorraló a la nena para robarle el celular, pero mi sobrino tomó coraje e intentó defenderla para evitar que fuera lastimada”, explicó Villegas hoy a la prensa.

“Ni siquiera pude despedir a mi hijo”

En la marcha que se hizo anoche, la madre de Valentín Villegas contó cómo fue la última charla que tuvo con el adolescente.
“Lo único que quiero saber es dónde están los asesinos de mi hijo. Pero aquí nadie me pudo responder”, expresó Soledad Contreras, quien llegó ayer a Yerba Buena, tras viajar toda la noche desde Cañada de Gómez, Santa Fe. “Ni siquiera pude despedir a mi hijo”, exclamó ante cientos de personas.
La mujer contó que había hablado con Valentín Villegas, de 15 años, durante la madrugada del domingo, en el inicio del Día de la Madre. “Estuvimos en contacto hasta las cinco de la mañana, hablando y enviándonos fotos. Lo último que me dijo fue: ‘mamá, te prometo que voy a ir. Al otro día lo mataron”, recordó.

Cubierta de lágrimas y empapada por la lluvia, Contreras rememoró los últimos momentos que compartió con el menor asesinado. En ese momento, más de 250 personas la acompañaban frente a la comisaría de calle San Martín, en la “Ciudad Jardín”.
“Enterré a mi hijo y a las 15.30 vine a la comisaría. No pudieron decirme nada. Les pregunté (a los policías), pero no me informaron nada. Lo único que vi fue un video en el que se veía que sacaban a una persona con capucha”, dijo a La Gaceta.
Familiares, allegados, compañeros del colegio secundario y una gran cantidad de vecinos gritaron anoche el nombre de “Valentín” y pidieron “justicia”, tras el homicidio. Portaron carteles, prendieron velas y caminaron varias cuadras para expresar el dolor y el enojo vecinal por la inseguridad.

Escribir comentarios... ✍️